El impacto de la empatía en los Millennials

A lo largo de mi carrera profesional como parte de equipos de gestión de talento, muchos me han preguntado: ¿Cómo le haces para resolver tantos conflictos y entender a las personas que trabajan contigo? ¿Cómo le haces para escucharlos y no volverte loca? Siempre que me hacían esa pregunta, en lo único que pude pensar es en “La Empatía”, en ser capaz de escuchar sus necesidades y lo que quieren decir a través de sus actitudes.

Es una realidad que, la mayoría de las veces que estamos frente a nuestros colaboradores, nos enfocamos en que cumplan con los objetivos planteados o, mejor aún, que los rebasen. Pero, ¿En qué momento nos preocupamos realmente por ellos? ¿En qué momento hacemos una pausa del rush de los resultados y los escuchamos?

Muchas veces perdemos de vista que es una relación personal y que el verdadero objetivo debería ser que ambos ganen. Para ello, debe existir confianza y respeto mutuos.

A lo largo de mis 18 años carrera tuve muchas altas y bajas y, sin duda, una de las que más aprendizaje me trajo fue el conflicto que tuve con los Millennials. Siendo perteneciente a la generación X, era complicado para mí entender como un Millennial le podría dar mayor prioridad a su vida personal que a su trabajo. Que fuera tan puntual en su hora de salida o que buscara descansar un fin de semana sabiendo que la prioridad en el trabajo era justo trabajar los fines de semana.

Me dí a la tarea de platicar más con ellos, de tratar de entender que era lo que realmente buscaban. Tratar de entender por qué no eran tan comprometidos con la empresa y lo que descubrí, me tomó por sorpresa. Descubrí que no son tan diferentes. Descubrí que les gusta que los escuchen, que los tomen en cuenta y que reconozcan su trabajo. No  les gusta ser simplemente un número más.

Muchas veces daban ideas para simplificar el trabajo y no comprendían el por qué no se los agradecían y se pusiera en práctica. Pocas veces nosotros como gerentes nos dimos el tiempo de escucharlos, platicar con ellos y darles un feedback de su trabajo e ideas. Con esto, me dí cuenta que nos hacía falta empatía para entender que no a todos podemos tratarlos por igual, ya que no todos somos iguales. Si nos diéramos el tiempo de conocerlos, escucharlos  y reconocerlos tendríamos empleados más comprometidos y felices.

Después de esta experiencia puedo darte 5 recomendaciones que estoy segura te ayudarán a relacionarte mejor con tus colaboradores sin importar la generación a la que pertenezcan:

  1. Observa los lenguajes no verbales: Muchas veces las actitudes y los gestos dicen más que mil palabras.
  2. Practica la Escucha Activa: Muestra interés, disponibilidad por la persona, comprende el mensaje, sé crítico y prudente en los consejos. No te limites a solo dejar hablar al otro, haz preguntas, interésate por lo que te están contando.
  3. Valida la información: Repite lo que la otra persona te dijo con la intención de ver si realmente entendiste su mensaje.
  4. Da una retroalimentación: Sé objetivo, explica el por qué sí o el por qué no sin herir sentimientos.
  5. Agradece: Esto hará que se sienta escuchado y seguramente en el futuro se volverá a acercar a ti.

Me gustaría cerrar con una de mis frases favoritas, que para mi encierra el significado de la Empatía:

“Si pudiéramos mirar en el corazón del otro y entender los desafíos a los que cada uno se enfrenta a diario, creo que nos trataríamos los unos a los otros con más gentileza, paciencia, tolerancia y cuidado” – Autor desconocido.

Compárteme tus opiniones, ¿Haz tenido experiencias similares con algún Millennial? ¿Cómo has mejorado la comunicación con ellos? Escríbeme y cuéntame cómo te fue usando estas recomendaciones a lorena@neuva.biz

Hasta la próxima

Lorena Jiménez.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *