Condiciones laborales en México

Hace un par de días me dí a la tarea de buscar información sobre las condiciones laborales en México. Tenía curiosidad de saber cómo estamos contra nuestros vecinos y que es lo que estamos haciendo mejor que los demás.

Luego de leer varias páginas y documentos de la OCDE, el BID y la UNAM, descubrí con tristeza que los últimos años no han sido los mejores para México en ese rubro.

Según el último Estudio de Mejores Trabajos del BID, México está ubicado en la 13a posición, sólo por arriba de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua. De acuerdo a la última evaluación de la OCDE, México es el país en el que más horas se trabaja y , en contraste, se tiene la menor productividad por colaborador. Según un estudio de la UNAM, las condiciones laborales que tenemos son tan malas que podrían ser causa de diabetes.

Debo admitir que mi primera reacción al hacer este estudio fue de tristeza y enojo pero, al pensar de manera más profunda, me di cuenta que esto es sólo una gran oportunidad para hacer un cambio en el que tengamos grandes niveles de productividad, felicidad y salud y que, desde nuestras empresas, empujemos para que esos resultados cambien.

Desde mi punto de vista, no traemos en el radar el mejorar estas condiciones por tres principales razones:

  1. No sabemos cómo estamos
  2. No hay un incentivo evidente para mejorar
  3. No sabemos cómo mejorar

Tomando en cuenta estos tres puntos, he aquí mi propuesta para darle la vuelta a esos resultados.

1)  Para saber cómo estamos como país de acuerdo a las condiciones laborales, les comparto algunos artículos y documentos en los que me basé para hacer el análisis:

2) Algunos incentivos para mejorar las condiciones laborales:

  • El mejorar las condiciones laborales aumenta el compromiso de nuestros equipos. Al aumentar el compromiso, los tiempos muertos, las enfermedades y el ausentismo se reducen. Esto tiene un impacto directo en la productividad y en las ganancias de la empresa.
  • El tener buenas condiciones laborales reduce la rotación de los colaboradores. Según estudios, el reemplazar a un colaborador puede costar, en promedio, 10 meses de su salario.
  • El tener buenas condiciones laborales hace que la gente esté más feliz.

3) Te comparto algunas ideas de cómo comenzar a mejorar las condiciones laborales de tu empresa:

  • Comienza con lo más básico. Revisa si el lugar en el que se trabaja es seguro para los colaboradores y que no presente riesgos para su seguridad o su salud. Comienza platicando con ellos, pregúntales si ellos se sienten seguros y que ideas de mejora tienen al respecto.
  • Continúa con las herramientas. Revisa que tu equipo tenga las herramientas que les permitan llevar a cabo su trabajo de manera óptima. En muchas ocasiones hemos visto que los colaboradores se llegan a fabricar herramientas por temor a solicitar reemplazos. Esto, además de reducir su productividad puede ponerlos en riesgo. Pregunta si las herramientas y sistemas son los adecuados y analiza si puedes hacer mejoras a ellos.
  • Flexibilidad. Las nuevas generaciones buscan tener flexibilidad de horarios y de espacios de trabajo. Empieza por definir con claridad los objetivos que cada colaborador debe alcanzar. De esta manera, al tener claridad de lo que se espera, puedes ser flexible en horarios, espacios de trabajo y otros rubros.
  • Da claridad en su salario. No hay peor cosa que recibir un pago y que tenga descuentos que desconoces. El sentimiento es terrible y abre la puerta a que los colaboradores “se cobren” de alguna manera.

Espero que estos ideas te permitan iniciar el cambio en las condiciones laborales en tu empresa. Estoy seguro que, si todos empezamos a hacerlo, podremos llegar a ser el país en donde todo el mundo querría trabajar.

Me encantaría escuchar cómo están las condiciones laborales de tu empresa y si ya estás poniendo en práctica alguna de las ideas que compartí. Escríbeme a miguel@neuva.biz para intercambiar ideas.

¡Te mando un saludo!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *