¿Cómo puedo modificar el futuro para ser más feliz?

¿Sabías que pasamos un gran porcentaje de nuestro tiempo viviendo en el futuro? Bueno, no es
que podemos viajar en el tiempo como Marty McFly usando el DeLorean para visitar al Doctor
Brown, aunque eso sería buenísimo.

Vivimos en el futuro anticipándonos a eventos que tienen posibilidades de suceder y nos
preparamos para reaccionar a ello. Por ejemplo, nos ponemos nerviosos cuando vamos a ir al
dentista o nos emocionamos cuando estará de visita algún amigo.

Este vivir en el futuro esperando cosas es a lo que llamamos crear Expectativas. Nuestro cerebro
identifica patrones y nos hace estar alerta ante ciertos estímulos o nos relaja o nos pone felices
ante otros.

El vivir en el futuro o crear expectativas no es algo exclusivo de los humanos, si tienes un perro,
habrás notado que, cuando tomas su correa, se preparará para su paseo y moverá la cola
alegremente.

Las expectativas juegan un papel muy importante en nuestras vidas y a pesar de que he escuchado
innumerables veces a personas decir: “Yo, por eso, ya no espero nada, así no sufro”, veo que
siguen esperando y siguen sufriendo por los mismos patrones. El día de hoy no existe manera de
desvincular nuestro cerebro a las expectativas.

Por ello, en lugar de mantener esta lucha infructífera de querer desconectarte del futuro, creo que
vale la pena entender cómo se crean estas expectativas y cómo éstas pueden también jugar a
nuestro favor (si las sabemos usar correctamente).

Las expectativas, como acabas de leer, también pueden ser positivas siempre y cuando tú estés en
control de ellas. Lo que piensas que podría pasar moldea tu conducta y esto podría estar
provocando aquello que esperas. Si esperas que este sea un día sorprendente y positivo en donde
tendrás mucho que agradecer, aunque se te presenten algunas adversidades inesperadas, te será
más sencillo enfocarte en las lecciones que te deja. Sin embargo, si esperas que sea un día lleno de
obstáculos y problemas, a la más mínima provocación estarás confirmando tu teoría y con ello
estarás entrando en un círculo que te será cada vez más difícil romper.

Te quiero compartir 3 acciones que puedes aplicar ahora mismo, que te ayudarán a adueñarte de
tus expectativas y que te ayudarán a usarlas a tu favor en cualquier momento.

1. Toma conciencia
Cuando estés angustiado o esperando que algo negativo pudiera pasar, respira profundamente y
observa con atención. ¿Estás sintiendo esto porque tu cerebro está detectando un patrón? ¿Hay
algún detonante que te esté poniendo en alerta? Una vez respondido estas dos preguntas, revisa
si hay motivos para creer que el patrón debe repetirse o si tu conducta, al esperar el estímulo,
provoca que suceda. Si descubres que no hay motivo para que se repita, FELICIDADES, ya no hay
motivo para ponerte nervioso.

2. Rompe con los patrones
Si descubres que, efectivamente es un patrón y que el efecto se va a repetir, toma un momento
para analizar las causas del por qué eso se está repitiendo en tu vida. Piensa en la raíz que está
causando esa sensación y lleva a cabo una acción correctiva. Céntrate en las cosas que dependen
directamente de ti y haz compromisos que mitiguen el riesgo. Piensa en todos los recursos que
tienes, busca las alternativas de solución y haz un plan que te lleve a cambiar esa expectativa
negativa.

3. Toma nota
Aprende de tus experiencias vividas, cada que logres algo identifica el camino que te llevó al éxito.
Toma nota de tus mejores momentos, esto te ayudará a reforzar tu confianza, haciéndote sentir
más positivo. Es decir, vamos a crear expectativas positivas que nos motiven.

Si quieres saber cómo usar las expectativas en beneficio de tu equipo de trabajo, no te pierdas
nuestra miniserie de Facebook Lives en la que platicaremos sobre los puntos críticos que detonan
una baja expectativa y cómo esta puede impactar su desempeño. Los Lives son cada jueves a las 5
PM (hora de la Ciudad de México) en la página facebook.com/neuvabiz

¡¡¡ Nos vemos en el Live !!!

Miguel (miguel@neuva.biz)

Photo by MontyLov on Unsplash
2 comentarios
  1. Maricarmen
    Maricarmen Dice:

    Hola esto refiriéndose a empresas, es solo para capital humano? O cualquier persona puede servirse de la información, para mejorar su día a día, dentro de la misma.?

    Responder
    • Miguel González
      Miguel González Dice:

      Hola Maricarmen,
      La información puede ser utilizada de forma personal como dentro de la empresa.
      La función de anticipación del cerebro está activa todo el tiempo y podemos hacer uso de ella en cualquier ocasión.
      El reto es poder identificar los patrones y adueñarnos de la situación.
      Muchas gracias por tu comentario!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *